Creando hábitos de estudio en casa.

Al igual que cada niño es diferente, no hay un método único, ni una forma de organización genérica para el estudio en casa, pero si unas pautas e ideas sencillas que podrán favorecer sus quehaceres diarios.


¡A merendar! Es importante que al llegar a casa de colegio, haya un tiempo de desconexión para merendar, relajarse un rato y cargar así las pilas para comenzar con energía las tareas.

En este momento, es preferible no abusar de la televisión (a ser posible que permanezca apagada mientras se merienda), ya que será más fácil que se distraigan o que muestren menos predisposición cuando llegue la hora de comenzar con los deberes.


¡Ya es la hora! Es recomendable acordar una hora fija para empezar con las tareas; de esta forma siempre estarán tanto padres como el niño de acuerdo cada día y no cabrá a errores ni requerimientos del tipo “deja de ver la tele ya y comienza con los deberes”, “déjame un poco más…”, “¡ahora voy!”… Se pueden ofrecer recompensas positivas los primeros días para motivar el niño a que comience a su hora, al igual que si termina a tiempo o antes de lo previsto. También se puede usar un crono para ir registrando los tiempos o utilizar pequeñas plantillas de registro para llevar un seguimiento de los días que han empezado a su hora, han hecho todos los deberes con buena letra, terminado antes de lo debido... Es muy recomendable hacer descansos de 5-10 min. cada 45-60 min. nos aseguran una buena concentración y actitud frente a la tarea.



Primero repaso: normalmente, en casa los niños hacen los deberes sin repasar lo que se ha dado ese día o sin hacer un pre-estudio. Se tiende a pensar que se tarda mucho tiempo en hacer primero un repaso de lo que se ha dado ese día y después hacer los deberes, cuando en realidad es la mejor forma de estudio; ya que, si simplemente hacen los deberes no tienen oportunidad de afianzar lo dado en clase, de la misma forma que la dedicación de preparación y de estudio frente al examen es mayor y no tan significativa, sino más bien memorística. Dedicar unos minutos previos a los ejercicios para recordar y comprender lo dado ese día es práctico y valioso.


Toca jugar: el tiempo de juego de los pequeños es imprescindible, es una parte más de su desarrollo por lo que deben de tener un tiempo diario para divertirse.

No es favorable eliminar este momento lúdico en el día a día de los pequeños ya que al igual que deben dedicar tiempo diario a las tareas escolares lo deben dedicar a desarrollarse en este aspecto. Eso si, se debe hacer consciente al niño de la necesidad de trabajar correctamente y de ajustarse al tiempo de estudio, no malgastándolos con descansos o paradas innecesarios; para no perder parte del tiempo de juego.


Un rato todos los días: la lectura es una forma sencilla de introducirlos a las rutinas diarias del estudio. Es muy positivo dedicar al menos 15 minutos al día para compartir con ellos sus lecturas favoritas, por ejemplo, antes de irse a la cama. Aunque la mejor alternativa es leer libros adecuados a su nivel evolutivo o algún cuento; si este se muestra reticente los primeros días, se puede probar a leer con ellos revistas que le interesen, artículos sobre sus personajes favoritos, información sobre sus aficiones favoritas, hasta que poco a poco vayan disfrutando de la lectura de forma rutinaria.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

 C/Puerto de Maspalomas 1, 1º-4 28029 Madrid

 Av. Bellas Vistas 6 (bajo) 28925 Alcorcón, Madrid

691 53 38 51 neuronatencion@gmail.com 

  • Centro_Psicopedagógico_y_del_Lenguaje_Neuron
  • Centro Psicopedagógico Neuron
  • Instagram
  • Centro Psicopedagógico Neuron
  • Centro Psicopedagogico Neuron
SOCIO INSTITUCIONAL.png